Sentamos las bases de justicia y democracia en materia laboral, afirma presidente López Obrador

CDMX 19 de septiembre del 2020.-Al encabezar el inicio del Nuevo Modelo Laboral en su primera etapa, el presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que hoy empieza a materializarse la justicia social mediante procesos democráticos que parten del diálogo para lograr la conciliación, contando además con la posibilidad de recurrir a instancias judiciales:

“Esto es un cambio también profundo, estructural, porque la justicia laboral va a depender del Poder Judicial. Ahora es un tribunal independiente, esto fortalece la división, el equilibrio entre los poderes.”

Recordó que la nueva Reforma Laboral integra la práctica democrática para que las y los trabajadores elijan libremente a sus representantes mediante el voto directo y secreto, además de que cumple con el nuevo momento que vive el país más allá de sus fronteras:

“Desde luego, esta reforma, que coincide con nuestros ideales de transformación, viene también a ser una respuesta a la petición que se formuló desde Canadá y Estados Unidos como requisito para la firma del nuevo tratado. Ya nosotros habíamos avanzado, en eso coincidíamos, por eso no tuvimos ningún problema y se llegó a este acuerdo.”

El primer mandatario agradeció a los Poderes Legislativo y Judicial; a los gobernadores de las entidades donde inicia la primera etapa del Nuevo Modelo Laboral, así como a dirigentes obreros y empresarios por haber alcanzado consenso.

 

 

Inicio del Nuevo Modelo Laboral consolida la visión del Proyecto de Nación: STPS

La secretaria del Trabajo y Previsión Social (STPS), Luisa María Alcalde Luján, expresó que los cambios que trae el Nuevo Modelo Laboral consolidan la visión del Proyecto de Nación de garantizar la democracia en todos sus ámbitos, muestra el compromiso firme asumido en el T-MEC frente a nuestros socios comerciales Estados Unidos y Canadá, y dan respuesta a una deuda histórica.

“Queremos construir en México un mercado laboral que garantice el respeto de los derechos individuales y colectivos y estimule el diálogo social y productivo, como la vía idónea para alcanzar equilibrios, porque sabemos que esto generará mayor certidumbre y estabilidad en las empresas y también va a atraer mejores inversiones, generando a su vez empleos de mayor calidad, mejores salarios y prestaciones.”

El Nuevo Modelo Laboral se implementa en Campeche, Chiapas, Durango, Estado de México, San Luis Potosí, Tabasco y Zacatecas, a nivel federal y local, y en el caso de Hidalgo, únicamente a nivel federal.

Agregó que los tres pilares que sostienen la Reforma Laboral son: nueva justicia laboral, democracia sindical y negociación colectiva auténtica. Respecto a la justicia laboral, dijo, ahora se establece un nuevo procedimiento mucho más eficiente que apuesta por la conciliación y sólo aquellos que no puedan resolver sus diferencias a través del diálogo deberán acudir a los Tribunales Laborales, con juicios de no más de seis meses.

Explicó que este cambio consiste en la creación del Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral, así como de los Centros de Conciliación locales, con autonomía técnica y de gestión, con conciliadores profesionales e imparciales que apoyan a las partes a entenderse y alcanzar puntos de equilibrio, auxiliados además por herramientas tecnológicas modernas, que incluyen solicitudes en línea, buzones electrónicos y notificaciones virtuales.

Asimismo, refirió que se crean Tribunales Laborales dependientes del Poder Judicial, con juicios orales, en presencia de un juez o jueza, donde en tan sólo dos audiencias se depura el procedimiento, se desahogan las pruebas y también se emite sentencia.

Democracia sindical, piedra angular del nuevo modelo

La secretaria del Trabajo aseguró que, en relación con la democracia sindical, la piedra angular del nuevo modelo será el voto personal, libre, directo y secreto para elegir dirigentes sindicales y aprobar contratos colectivos; además, se incorporan nuevos procesos en materia de proporcionalidad de género en las directivas sindicales, transparencia y rendición de cuentas, así como verificación por parte de la autoridad de las consultas sindicales.

Finalmente, abordó la negociación colectiva y refirió que ahora los contratos colectivos serán conocidos y aprobados por las y los trabajadores, quienes mínimamente deben sumar un 30% de representatividad de su plantilla. Los contratos existentes deben ser legitimados por los trabajadores a fin de depurar acuerdos sin respaldo y las revisiones contractuales que se dan cada dos años deben contar con su consentimiento.

“Como en todas las transformaciones de gran calado, entendemos que este proceso no estará libre de obstáculos, pues no se trata sólo de un cambio de normas, sino fundamentalmente de un cambio de cultura. El gran reto ahora consiste en que trabajadores y empleadores se apropien de la reforma, que la conozcan, la hagan suya y la defiendan.”

El jefe del Ejecutivo federal estuvo acompañado por el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, el presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Senadores, Óscar Eduardo Ramírez Aguilar, así como la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero e integrantes del Gabinete Legal.

Igualmente, los gobernadores de San Luis Potosí, Juan Manuel Carreras López; Campeche, Carlos Miguel Aysa González; Durango, José Rosas Aispuro Torres; Estado de México, Alfredo del Mazo Maza; y Zacatecas, Alejandro Tello Cristerna; así como representantes de trabajadores y del sector empresarial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *