Identificación animal, garantía de sanidad e inocuidad

CDMX 28 de octubre del 2020. – Debido a su importancia económica y alimenticia, la ganadería es de suma importancia garantizar la sanidad e inocuidad de cada animal que será utilizado en esta actividad, pues el resultado de este cuidado, se ve reflejado en la salud pública.

 

En México, el control de ganado se lleva a cabo a través de diversos sistemas, a través de los cuales se registra el animal. Uno de ellos es el Sistema de Identificación Individual del Ganado, SINIIGA, el cual permite establecer las bases para mejorar, fortalecer y enlazar otros sistemas de información relacionados con el ganado, para así poder asignar una numeración única, permanente e irrepetible durante toda la vida del animal para conformar un banco central de información.

 

Es a través de la Norma Oficial Mexicana NOM-001-SAG/GAN-2015, Sistema Nacional de Identificación Animal para Bovinos y Colmenas, que se establecen las características, especificaciones, procedimientos, actividades y criterios para la identificación individual, permanente e irrepetible de los bovinos y colmenas, a efecto de fortalecer el control sanitario, asegurar la rastreabilidad, trazabilidad y apoyar el combate contra el abigeato de bovinos y colmenas.

 

En México, la producción de carne de bovino en 2019 alcanzó un máximo histórico que ascendió a 2 millones de toneladas, lo que implicó un crecimiento anual de 2.4 por ciento

 

En un ejemplo práctico, imaginemos que tenemos 50 cabezas de ganado, cada una de diferentes productores en el norte de México, las cuales se vendieron a todo el país. Una de ellas resultó contaminada de tuberculosis ¿Cómo se sabe de dónde provino? Se revisa la movilidad y trazabilidad del producto, es decir, se siguen los pasos del animal, desde su fecha de nacimiento, lugar, propietario, sexo y raza.

 

Se hace también un estudio de rastreabilidad, que consiste en un conjunto de actividades técnicas y administrativas de naturaleza epidemiológica que se utiliza para determinar, a través de investigaciones de campo y análisis de registro, el origen de un problema zoosanitario y su posible diseminación hasta sus últimas consecuencias, con miras a su control o erradicación.

 

En esta tarea es importante la participación de instituciones, productores ganaderos y médicos zootecnistas, estos últimos cumplen un papel determinante en garantizar la inocuidad de los alimentos a lo largo de la cadena alimentaria: producción, sacrificio, procesamiento y distribución, esquemas de garantía, certificación de los alimentos de origen animal para el comercio internacional y sobre todo, en el control de brotes de enfermedades.

 

 

 

Entre los beneficios de la identificación animal, se encuentra que esta información actualiza y mejora la calidad y exactitud de la información con la que ya se cuenta, continua con la aplicación de las campañas zoosanitarias y establece vigilancia epidemiológica, además de que contribuye al aseguramiento de la inocuidad alimentaria de productos de origen animal, promoviendo y fortaleciendo la creación de mercados nacionales e internacionales.

 

Las exportaciones mexicanas de carne de res del 2019 sumaron 252,000 toneladas, 14.3% más que lo comercializado con el exterior durante 2018.

En exportaciones, Chihuahua envió 507 mil 562 cabezas de ganado, le sigue sonora con 350 mil 831, Durango con 212 mil 422, Tamaulipas con 154 mil 454, Coahuila con 83 mil 127 y finalmente Nuevo León con 35 mil 484.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *