EE.UU. retiene fondos para combatir el hambre en niñez boricua

Ciudad de México, 26 de noviembre de 2020.- La burocracia del gobierno de Estados Unidos impide hoy el desembolso de 30 millones de dólares mensuales destinados a combatir el hambre en la niñez del sistema de educación pública de Puerto Rico.

 

El Instituto del Desarrollo de la Juventud (IDJ) emitió una alerta ante la demora de los fondos de Transferencia de beneficios electrónicos pandémicos (PEBT, siglas en inglés), adscrito al Servicio Federal de Nutrición del Departamento de Agricultura de Estados Unidos.

Este programa, establecido en marzo pasado en el país norteño, tiene como objetivo proveer fondos equivalentes a lo invertido en el desayuno y almuerzo en comedores escolares mediante transferencias electrónicas a las familias con niños que estudian en escuelas afectadas por los cierres a causa de la pandemia.

Puerto Rico estuvo excluido de la legislación hasta el pasado 30 de septiembre, cuando el Congreso federal aprobó extender la asistencia a los territorios, más transcurridos casi dos meses, aún no se ha realizado el desembolso.

Esta situación, según el IDJ, perjudica a unos 300 mil menores, ya que se estima que el 58,3 por ciento de la niñez puertorriqueña vive en niveles de pobreza.

‘La pandemia del Covid-19 nos ha afectado a todos, pero no a todos por igual, ya que desde el comienzo de esta crisis sobre 300 mil niños en Puerto Rico no tienen acceso a alimentos debido al cierre de los comedores escolares y el empobrecimiento de sus familias’, expresó Eduardo Carrera, director del IDJ.

Indicó que las disparidades en el tratamiento y manejo de la respuesta de la Covid-19 entre grupos étnicos en Estados Unidos han sido documentadas en diversos estudios oficiales.

En el caso de la implementación de la medida del PEBT en Puerto Rico pudiera ser uno de los ejemplos más concretos de la marginación de poblaciones vulnerables, consideró.

Carrera puso de relieve que Puerto Rico es la jurisdicción bajo Estados Unidos con el porcentaje más alto de niños viviendo bajo pobreza y el último en proveerle ayuda a sus estudiantes.

‘Nuestros estudiantes llevan nueve meses esperando por un alivio a su inseguridad alimentaria, por lo que necesitamos acción ahora, ya que no se cuenta con las guías de la agencia federal para someter un plan de trabajo para el uso de los fondos’, reclamó.

Precisó que las guías federales que se hicieron disponibles el 16 de noviembre para los estados y territorios no tienen información sobre los procesos de implementación en territorios que no usan el Programa Suplementario de Asistencia Nutricional, como es el caso de esta isla del Caribe bajo el dominio colonial de Estados Unidos.

Un estudio del Instituto Brookings, dijo el experto, reflejó que el PEBT ha sacado al menos 2,7 a 3,9 millones de niños y niñas en familias de bajos recursos fuera de la inseguridad alimentaria en Estados Unidos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *