Sandra Soto aborda la concepción mexicana de la muerte a través del butoh en Inmersa danza llorona

Ciudad de México, 13 de noviembre de 2020.- La riqueza de la celebración del Día de Muertos en nuestro país motivó a la artista Sandra Soto a crear un solo que fusiona esta concepción única sobre la muerte con la esencia del budismo en la danza butoh, la cual ha estudiado y practicado durante muchos años. Inmersa danza llorona es el nombre de la pieza que interpretará en el Teatro de la Danza Guillermina Bravo del Centro Cultural del Bosque el viernes 13 de noviembre a las 19 horas, el sábado 14 a las 13:00 y 19:00, y el domingo 15 a las 18:00, bajo todos los estrictos protocolos sanitarios, por los que es indispensable que el público porte cubreboca. 

A lo largo de casi una hora, las y los espectadores serán testigos de una obra que retrata “un ánima y su altar, y en la cual la muerte está en la vida y la vida en la muerte; un sitio donde las ánimas de nuestros ancestros nos abordan, la oscuridad es simplemente aquello que no hemos iluminado y la muerte revela un nuevo camino”, explica la artista que vivió cuatro años en Japón, donde reforzó su especialidad en el butoh. 

Sandra Soto, quien forma parte del Consejo Internacional de Danza de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, refiere que su pieza “es un ritual del Día de Muertos que parte del butoh y se muestra de una manera sintetizada, a veces abstracta o totalmente sensorial, en un escenario en el cual la música, la iluminación y el cuerpo en movimiento envuelven la escena en una atmósfera de misterio, característica del butoh (con lentitud y sobriedad), pero también en una danza cálida a través de la melodía y en ocasiones con contención y densidad, lo que le da un toque muy mexicano. 

“Propuse un discurso enfocado en el lenguaje de la danza y los detalles del movimiento y la expresión, principalmente de las manos”, señala, y agrega que el butoh es ideal para abordar un tema tan profundo como la muerte, ya que lo describe como un baile de posguerra, expresionista, introspectivo, surrealista y zen, el cual procura que el movimiento surja por sí solo, e intenta dejar que las imágenes muevan el cuerpo de una manera libre en su esencia, según la escuela de Kazuo Ohno, considerado el alma del butoh. 

Soto se encuentra entusiasmada de presentar Inmersa danza llorona en el Teatro de la Danza Guillermina Bravo por su relevancia. Esta pieza fue apreciada en Japón en el marco del Festival Internacional de Danza Butoh 2019 de Kioto, así como en diversos encuentros en México. 

Finalmente, la directora y curadora del Festival Popol Butoh –realizado en Jalisco y el cual promueve este género en nuestro país– resalta la música original de la obra, de la autoría de Santiago Maisterra, quien la interpretará en vivo. 

Sandra Soto es egresada de la licenciatura en Artes Escénicas para la Expresión Dancística por la Universidad de Guadalajara. Especializada en danza butoh, ha participado en seminarios de teatro noh, en Japón, y en talleres intensivos con maestros y maestras pertenecientes a la primera y segunda generación de creadores y ejecutantes del butoh. Ha impartido en México conferencias y talleres introductorios de esta corriente dancística y se relacionó con uno de sus iniciadores: Kazuo Ohno, de cuyo estudio formó parte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *